Hablar a los adolescentes sobre la seguridad de los medicamentos

medicine safety huffpo blog

Escrito por el ex CEO y Presidente, Kate Carr.

Como padres, todos comenzamos protegiendo atentamente a nuestros niños de las cosas que podrían causarles daño. Lo sé, no es nada nuevo para nosotros. Y finalmente nuestros niños crecen y se hacen más fuertes y más inteligentes, y cuando son adolescentes les damos muchas nuevas libertades en su paso hacia la madurez.

Esto se aplica también en el uso de los medicamentos. Nuestros niños pequeños exploran alrededor de la casa, y los padres necesitan recordatorios para mantener las medicinas “arriba y lejos”, fuera del alcance y de la vista de los niños. Y cuando un niño se hace adolescente, muchos padres permiten que sus chicos tomen por su propia cuenta medicinas de venta libre e incluso medicamentos recetados.

En nuestro último estudio científico, “Seguridad de los medicamentos para niños: Un análisis en profundidad de las llamadas a los Centros de Toxicología”, descubrimos que mientras los niños pequeños generan muchas más llamadas a los centros de toxicología por exposición a las medicinas, los adolescentes corren un riesgo mayor de graves consecuencias relacionadas con la intoxicación con medicinas.

En el informe, Safe Kids Worldwide –en alianza con la Asociación Americana de Centros de Control de Intoxicaciones y con el apoyo de McNeil Consumer Healthcare– analizó más de 547.000 llamadas que entraron a los centros de toxicología para auxiliar a jóvenes de 19 años o menos.

Aunque la mayoría de las llamadas a los centros de toxicología (más de 1.100 por día) están relacionadas con niños pequeños que han ingerido medicinas o han tomado demasiada medicina, el descubrimiento más sorprendente es que el porcentaje de adolescentes entre 15 y 19 años, que experimentaron graves consecuencias, es seis veces más grande que el porcentaje para los niños de 1 a 4 años.

¿Por qué los adolescentes corren un riesgo más grande de accidentes graves? Los adolescentes que manejan sus propias medicinas pueden cometer errores, como olvidarse de tomar la medicina y luego doblar la dosis, o tomar dos medicinas con el mismo ingrediente, o tomar la medicina equivocada. Se producen cerca de 10.000 visitas por año a las salas de emergencia por sobredosis de medicinas en adolescentes que toman de forma incorrecta los medicamentos de venta libre.

Aunque las consecuencias no son tan graves en los niños pequeños, el gran volumen de llamadas para ese grupo de edad pone de relieve que todavía es un problema que los niños accedan a los medicamentos. En realidad, más de la mitad de las llamadas relacionadas con medicamentos a los centros de toxicología fueron a causa de niños de 1 a 2 años. En un estudio de Safe Kids en 2013, se reveló que con más frecuencia los niños acceden a medicinas que están colocadas en el lugar equivocado de la casa, en el suelo, en la mesa de noche o en una cartera.

Aunque es un momento terrible para cualquier padre cuyo niño haya ingerido medicinas o las haya tomado de forma incorrecta, mientras más preparado esté usted, de mejor forma podrá proteger a su niño. En nuestro sitio web hay consejos para padres sobre la forma de proteger a los niños pequeños en el hogar y para ayudar en las conversaciones sobre el uso apropiado de los medicamentos. El mejor consejo para todos los padres, para los cuidadores e incluso para los adolescentes, es guardar en su teléfono el número gratuito de la línea de ayuda en intoxicación: 1-800-222-1222. Los 55 centros de toxicología en EE.UU. tienen expertos altamente capacitados que trabajan 24/7 para ayudar a los padres sin costo alguno. 

Esperamos que todos los padres y cuidadores aprendan la forma de evitar una emergencia y sepan qué hacer en caso de que necesiten la ayuda de un experto.